¿Por qué utilizar el skimming y scanning?

Si te preguntas cómo mejorar tu rendimiento lector mientras estudias tu oposición, estás en el post adecuado.

Leer, leer y leer. Este es un mantra básico en la vida de cualquier opositor/a, sobre todo cuando comienza a preparar la oposición. Es una tarea fundamental a la que se dedica mucho tiempo y esfuerzo, y que debemos asegurar que sea lo más efectiva posible. Para ello es importante que tengas en cuenta dos aspectos de la lectura que debemos dominar: la velocidad y la comprensión.

Hoy vamos a ver las dos técnicas que más ayudan a  mejorar la velocidad de lectura mientras preparamos nuestra oposición: el skimming y el scanning.

¿En qué consiste la técnica skimming?

El Skimming se usa para buscar las ideas principales de un texto leyendo los primeros y últimos párrafos, los títulos y subtítulos, los epígrafes de cada apartado, buscando la estructura de los contenidos que se van a desarrollar a lo largo de las páginas.

Se trata de hacernos una idea general y rápida de los principales conceptos, datos y fechas, identificándolos en el texto de manera dinámica, sin buscar profundizar en el mensaje. Este tipo de lectura permite agilizar hasta en 4 veces la velocidad lectora, por lo que practicarlo con frecuencia nos va a ayudar a mejorar nuestro rendimiento en las primeras aproximaciones a cada tema.

Este método, sin embargo, reduce la comprensión lectora, por lo que solo es útil en esa primera aproximación al contenido, pero facilita hacernos una imagen global del mismo, lo que ayuda a posicionarnos en el contexto de los apuntes.

También resulta muy adecuado para el repaso de materiales que ya se han estudiado anteriormente, permitiendo comprobar el grado de recuerdo que tenemos de los contenidos y si existen dudas o lagunas que nos asaltan en esta revisión.

¿En qué consiste la técnica scanning?

El Scanning, por su parte, se trata de una lectura de exploración, de escaneo, para localizar algún dato concreto (como por ejemplo una búsqueda en un diccionario o localizar una fecha en un tema). Se trata de una lectura muy útil cuando se trata de situar una información específica en un texto que ya conocemos, evitando tener que leerlo completo. Requiere, por tanto, saber qué estamos buscando. 

Para escanear un texto debemos mover los ojos rápidamente por el mismo, a lo largo de la página, haciendo caso omiso a cualquier información que no sea aquella específica que estamos buscando (cifra, fecha, palabra clave…). Esta técnica es muy útil en los repasos, ya que te permite confirmar informaciones ya estudiadas, reforzando el aprendizaje, o cuando tenemos alguna duda concreta que necesitamos solucionar.

Ambas técnicas, skimming y scanning, se pueden y deben combinar. Por ejemplo, si deseas buscar una fecha en un tema de historia, debes empezar por localizar el apartado en el que es más posible que se encuentre (skimming), para después revisar el texto hasta localizarlo (scanning).

Para dominar estas dos técnicas solo has de practicarlas, ya que, aunque al principio te puede resultar algo complejo mantener la concentración, verás aumentar tu velocidad de lectura en poco tiempo y, con ella, el rendimiento que le sacas a tus horas de estudio. Úsalas siempre en una primera fase de estudio y compleméntalas con otras técnicas y herramientas para trabajar los contenidos de tu oposición.

Y recuerda que puedes organizar tu estudio con nuestro Opotracker,  donde puedes anotar todo lo necesario para planificar tus sesiones de estudio y sacar todo el rendimiento a cada una de ellas ¡tu plaza te espera!

Si te interesa leer sobre otras técnicas para estudiar tus oposiciones con mayor rendimiento, tienes más artículos en nuestra sección de consejos para el opositor.

¿Has utilizado las técnicas skimming y scanning? ¿Te han resultado de utilidad? Cuéntanos cómo llevas a cabo la lectura de los temas de tus oposiciones

Valoración
[Votos: 0 Promedio: 0]