Una de las fases más complejas de la preparación de una oposición es la memorización del temario, porque hay que retener toda la información de manera que seamos capaces de recuperarla después. Para ayudarnos en esta fase existen numerosas técnicas mnemotécnicas, cuyo objetivo fundamental es facilitar el proceso de memorización y de recuerdo de los datos. Una de las técnicas más antiguas y desconocidas es el Palacio de la Memoria o método LOCI, que proviene del latín y significa “lugares”. Se dice que esta es la técnica que usaban en la antigua Roma los Senadores para dar discursos de varias horas sin apuntes, aunque no tenemos que ir tan lejos para tener referencias a esta técnica: en las películas “El silencio de los corderos” y “Dreamcatcher” se hacen menciones a la misma. 

¿El qué consiste el Método LOCI?

El Método LOCI consiste en visualizar lo que queremos memorizar y el “lugar” en el que lo guardamos, estableciendo relaciones entre los contenidos y las imágenes que generamos a partir de ellos. Se trata de diseñar un espacio y “colocar” los aprendizajes en él. Según psicólogos y neurocientíficos su efectividad se debe a que la memoria espacial activa el hipocampo y éste es básico en la creación de nuevos recuerdos.  

La idea es que cada aprendizaje, cada información que memorices, la podrás “colocar” en un lugar concreto, clasificándola y relacionándola con otros datos, siendo capaz de recordar “dónde la has puesto” (igual que cuando haces una maleta para viajar u ordenas el armario de tu habitación recuerdas dónde guardas cada prenda). 

Esto implica que cada contenido a memorizar lo vas a convertir en una imagen mental que puedas  “ver” en tu palacio de la memoria, con su ubicación espacial y el resto de objetos (contenidos) relacionados con ella. Esta imagen es la que recordarás de manera viva.  

Es un método muy útil para informaciones muy jerarquizadas y estructuradas, ya que permite “ordenarlas” en secciones y subsecciones visuales, separando las ideas principales y secundarias con sus detalles concretos (por ejemplo ordenándolas en una estantería, de arriba hacia abajo, en diferentes baldas). 

¿Cómo puedo crear mi Palacio de la Memoria?

Para empezar a usar este método memotécnico debes crear en tu mente un espacio que puede basarse un sitio real (como tu casa o tu ciudad) o imaginario, y ser tan grande como quieras, incluyendo todos los detalles, personas y objetos que desees. Tienes libertad total para adornar las estancias o zonas y dar personalidad a cada rincón.

Te recomendamos una serie de pasos para crear un Palacio de la Memoria útil y eficaz:

1. Inspiración

Elige a partir de qué lugar vas a crearlo. Recuerda que debe ser un sitio que conozcas bien, ya sea imaginario o real, para que puedas recorrerlo rincón a rincón sin perderte, sin olvidar los detalles. Además debe ser lo suficientemente amplio como para que puedas organizar toda la información que necesites memorizar ubicándola en sitios diferenciados.

2. Trayecto

Marca el camino a recorrer, la ruta a usar para moverte en su interior, visualizando el camino y partiendo siempre del mismo punto. De hecho, parte de su éxito radica en seguir siempre la misma ruta para moverte por él (aunque, cuando la tengas automatizada, ya no tendrás que “pasear” por tu palacio para llegar a cada información, sino que accederás directamente a ella).

3. Identificación

Identifica cada lugar y lo que vas a guardar en él. Puedes, por ejemplo, visualizar cada habitación y los muebles que contiene, determinando qué se va a albergar en cada una.

4. Memoria

Memoriza tu Palacio hasta que puedas visualizar cada característica (colores, texturas, olores, tamaños…).

5. Clasificación

Empieza a colocar las “cosas” evitando saturar las habitaciones y manteniendo una cantidad de información manejable. Poco a poco, iremos completando las estancias con los nuevos aprendizajes que vayamos adquiriendo. Recuerda: estancias monotemáticas para no mezclar conceptos.

6. Repetición

Explora tu Palacio, recorre sus rincones tanto como desees. Ten en cuenta que, cuánto mejor lo conozcas más accesible será la información que hayas guardado en él.

Ventajas de usar el Método LOCI

1.

No requiere de materiales adicionales por lo que se puede usar en cualquier momento y situación.

2.

Permite recordar informaciones muy diferentes, sin secuencia ni orden, simplemente ubicándolas en estancias distintas.

3.

Se puede ampliar el Palacio tanto como necesitemos. Incluso se puede convertir en una ciudad si queremos.

4.

Cuánto más se practica más sencillo y natural resulta, por lo que entrenar con contenidos cotidianos (lista de la compra, por ejemplo) nos ayudará a la hora de estudiar nuestras oposiciones haciéndonos expertos en el uso de la técnica.

5.

Permite asimilar mucha información en poco tiempo y de una manera duradera.

6.

Es un método divertido de usar ya que nos permite trabajar con toda nuestra creatividad, sin limitaciones espaciales ni temporales.

Vale, ya tengo mi Palacio diseñado. ¿Ahora qué?

Pues ahora empieza a estudiar. Cada vez que tengas que memorizar una información debes decidir dónde la vas a almacenar y recorrer el camino de tu Palacio para guardarla, relacionándola con un objeto concreto, o varios, de la estancia en la que la vayas a depositar. Debes visualizar este proceso completo.

Y recuerda: eres la única persona que va a entrar en tu palacio, así que puedes diseñarlo como quieras, sin más limitaciones que el contenido que debes poder almacenar en él.

Otros métodos de estudio interesantes:

El Método Cornell.
La Técnica Pomodoro.

¿Te resulta interesante el Método LOCI? ¿Crees que la visualización mental creativa puede ayudarte más que otros sistemas de estudio?

Valoración
[Votos: 0 Promedio: 0]