Seguro que en algunas ocasiones has tenido la sensación de que te cuesta avanzar en los estudios, e incluso has notado cierta frustración al intentar memorizar o aprender ciertos contenidos. Podría parecer que el cerebro se ha “gastado”, ¿verdad? Pues no te preocupes porque no eres la única persona que le pasa eso. Desde Editorial MAD conocemos un método que te puede ayudar a estudiar de manera más rápida y eficiente y obteniendo mejores resultados. Este método se conoce como Método Feynman, y en este post vamos a darte algunos consejos sobre cómo aplicarlo. 

¿Cómo aplicar el Método Feynman para estudiar?

Este eficaz método básicamente es una técnica de memorización que se lleva a cabo en cuatro pasos. Cada uno de estos pasos hace que poco a poco, y sin apenas darte cuenta, vayas asimilando la información que necesitas memorizar. 

1. Elige el tema o concepto a estudiar.

Comienza seleccionando el concepto o tema que tienes que estudiar y que posteriormente vas a trabajar. Coge una hoja de papel y pon el título. Éste debe ser claro y conciso, por ejemplo: La Constitución Española. La idea es que, con pocas palabras, se pueda identificar claramente la idea central sobre la que va el tema de estudio.

2. Desarrolla el tema en un papel.

Una vez estudiado el tema, debes desarrollarlo en el papel usando un lenguaje sencillo. Escribe todo lo que recuerdes, desde fechas, esquemas, palabras claves o cualquier aspecto que te permita recordar el mayor contenido posible estudiado. No se trata de hacer un resumen completo de los contenidos, sino de redactar un guion con las informaciones contenidas en el tema que has estudiado.

Posteriormente, explica el tema en voz alta, como si estuvieras dando una clase, con el fin de identificar aquellas partes o conceptos que todavía no tienes controladas. Puedes ponerte delante de un espejo y explicártelo a ti mismo o hacer reuniones de estudio con compañeros/as, por ejemplo.

3. Completa la información que falta.

Ya has comprobado qué partes o conceptos estás fallando, así que es el momento de coger papel y revisar la información de esas partes del tema para completarla.

Puedes usar cualquier información y medio (libros, internet…) que te ayude a ampliar conocimientos y mejorar tu comprensión del tema.

Es muy importante que hagas correctamente este paso y completes perfectamente el tema objeto de estudio, puesto que el éxito de este método depende en mayor medida de cómo realices este paso.

4. Reescribe y explica el tema.

Ahora que ya tienes controlado el contenido del tema en cuestión debes coger la información que has desarrollado (y corregido) y reescribirla. Tienes que volver a redactar el contenido de nuevo en un papel usando un lenguaje sencillo, claro y directo, que sea fácil de comprender.

Tras esto, debes explicarlos, en voz alta, como si estuvieras dando clases a niños pequeños. Puede que te parezca lento y pesado, pero comprobarás que sin darte cuenta ya has aprendido de manera sencilla lo que estabas intentando memorizar.

Ventajas de usar el Método Feynman

Como has visto es bastante fácil y eficaz aplicar el Método Feynman, pero ¿por qué es tan eficiente?

1.

No necesitas invertir tanto tiempo memorizando aquello que estás estudiando, sino que se basa en que lo importante es entender y asimilar el contenido para poder explicarlo.

2.

La asimilación del contenido permite que después de un periodo largo de tiempo sin estudiar, logres acordarte de la mayoría del tema y esto es posible porque no lo has memorizado, lo has aprendido.

Otros métodos de estudio interesantes:

El Método Cornell.
La Técnica Pomodoro.
El Método LOCI.

¿Crees que puede resultarte útil el Método Feynman? ¿Habías oído hablar de él?

Valoración
[Votos: 0 Promedio: 0]