De acuerdo, ha llegado el momento, te has decidido: la mejor opción para tu futuro es presentarte a una oposición. ¡Enhorabuena! Es una excelente decisión que conllevará momentos duros pero te garantizará la vida a la que aspiras.  El problema es que nunca te habías asomado a este mundillo y ahora buscas información por internet y no entiendes qué significan la mitad de las cosas. “¿Qué viene en las bases? ¿Por qué no encuentro ningún plazo de inscripción para mis oposiciones si ya han sido anunciadas? ¿Qué diferencia hay entre personal funcionario, laboral y estatutario? ¿Por qué me empeño en complicarme tanto la vida?”. Si te sientes identificado con estas reflexiones, este diccionario de oposiciones que hemos elaborado es para ti.

Escoger la mejor oposición es complicado; estar al tanto de cuándo salen las convocatorias se convierte en un trabajo de investigación digno del CNI (para ello, te recomendamos que te unas a nuestro servicio de alertas gratuito) y el lenguaje del BOE seguirá siendo… pues eso, el lenguaje del BOE; pero con esta lista de vocabulario imprescindible para oposiciones podrás navegar por el proceloso idioma opositor sin perder la cabeza en el intento.

Vocabulario Básico de Oposiciones

1. Boletines Oficiales

Del Estado (BOE), de las Comunidades Autónomas (BOJA, BOC, DOE) o de las Provincias, los boletines oficiales son documentos escritos que recogen las comunicaciones públicas de un órgano de gobierno, incluidas Ofertas de Empleo Público, Bases y Convocatorias.

2. Oferta de Empleo Público

Cada oposición nace a partir de una Oferta de Empleo Público, OEP u OPE. Normalmente, estas ofertas se nombran acompañadas del año al que corresponden, que no tiene por qué coincidir con el año en el que finalmente esas plazas se convocan. La Oferta de Empleo es sólo el anuncio de que, de manera eventual, esas plazas serán puestas a disposición de los aspirantes mediante un proceso selectivo. No es inusual que, de hecho, se acumulen plazas de varias OOEEP y salgan en una misma convocatoria. También existen las Ofertas de Empleo extraordinarias, sujetas a la necesidad de cubrir ciertos puestos.

3. Organismo convocante

Se trata ni más ni menos que de la institución que convoca las oposiciones. Parece algo obvio, pero ¡cuidado!: a veces puede llevar a confundirnos a la hora de buscar información. Asegúrate de tener claro si quien convoca tu oposición es el gobierno de tu localidad, provincia, Comunidad Autónoma o el Servicio de Salud de la misma. Hay especialidades, como Auxiliar Administrativo, que pueden ser comunes a varios organismos convocantes; y otras, como Celador, que pertenecen sólo a un tipo de organismo; en este caso, a los Servicios de Salud.

4. Corporaciones Locales

Todas las oposiciones pertenecientes a una provincia, localidad, isla o sus respectivas universidades se consideran dentro del paraguas de las Corporaciones Locales. Se trata de una manera de diferenciarlas de los procesos selectivos que provienen del Estado, de las Comunidades Autónomas o de los Servicios de Salud. Cualquier puesto en ayuntamientos, diputaciones o cabildos pertenece a Corporaciones Locales, órganos de las Administraciones Públicas de carácter local.

5. Convocatoria

Cuando se abre el plazo de inscripción de un proceso selectivo, las plazas que estaban anunciadas se consideran convocadas. La apertura de convocatoria es el inicio de un proceso que culminará con la toma de posesión de la plaza por parte de los candidatos seleccionados. Suele coincidir también con el momento en el que se publican las bases, que a su vez recogen el programa de la convocatoria.
La convocatoria presenta varias fases: plazo de presentación de solicitudes, listas provisionales, periodo de subsanación de errores, listas definitivas, fase de oposición (examen), fase de concurso (méritos), adjudicación de plazas y toma de posesión (varias de ellas las encontraréis desarrolladas más adelante en este diccionario de oposiciones).

El Proceso de Inscripción

6. Día hábil/inhábil/natural

Conceptos que no pueden faltar en tu vocabulario de oposiciones, porque son fundamentales a la hora de calcular los plazos. Las administraciones no suelen establecer periodos “del tal al tal de tal mes”, no; indican “veinte días hábiles” o “doce días naturales” y ya tú te apañas.
De modo que es importante saber que “día natural” se refiere a cualquier día; “día hábil” recoge de lunes a viernes salvo festivos; y se considera “día inhábil” al sábado, al domingo y al festivo. Con eso y un calendario que tenga en cuenta las festividades de la región que abarque la convocatoria, no habrá plazo que te quite el sueño.

7. Bases

Las bases son la Biblia de la oposición, el documento de cabecera que hay que leerse de principio a fin y al que debemos recurrir cada vez que nos asalte cualquier duda. ¿Dónde las podemos encontrar? En el Boletín Oficial de la Comunidad Autónoma o del Estado, en la propia página oficial del organismo convocante y, por supuesto, en la web de Editorial MAD (donde además, para facilitar un poco la tarea, hacemos un resumen con los puntos clave). ¿Es una lectura amena? Lo cierto es que no; pero el esfuerzo de descifrar tamaño barroquismo se ve compensado con la seguridad de que no se nos va a escapar ningún detalle sobre la oposición. Requisitos, plazos, tipos de pruebas, programa oficial… todo está en las bases. Las bases son nuestras amigas.

8. Programa

El Programa Oficial de una convocatoria es el contenido teórico que el organismo convocante decide que es susceptible de ser preguntado en la fase de oposición. A partir de esos programas se elaboran los temarios para que su contenido se ajuste escrupulosamente a lo requerido en el examen. El contenido del temario puede sufrir modificaciones desde que la oposición se convoca hasta que se celebra la prueba (reforma de leyes, por ejemplo); así que, una de dos: o estás muy atento al BOE cada día, a ver si se produce alguna variación (algo que, como todo el mundo sabe, se puede compatibilizar de manera excelente con el estudio), o contar con un servicio de actualizaciones del temario como el que ofrecemos en MAD con los Cursos Oro.

9. Listas Provisionales

Tras cerrarse el plazo de presentación de solicitudes, se pasa al recuento de los aspirantes inscritos y se comprueba si han seguido correctamente el procedimiento de inscripción. Los formularios de solicitud incompletos o la ausencia de justificante del pago de la tasa son las causas más habituales de incorporación a la lista de Excluidos. Cuando se publican estas listas, el órgano convocante establece un plazo (habitualmente no muy largo) para subsanar errores y pasar a engrosar la lista correcta.

10. Listas Definitivas

Transcurrido el tiempo de alegaciones tras la publicación de las listas provisionales, éstas se reelaboran incluyendo a los aspirantes descartados que hayan arreglado los fallos en su solicitud. Lo habitual es que se publiquen acompañadas de la fecha del examen. Las listas definitivas, como su nombre indica, son la última palabra en materia de admisión o exclusión en el proceso selectivo, de modo que es muy importante estar atento a las provisionales y comprobar que todo funciona correctamente.

Las Oposiciones En Sí: Diccionario

11. Fase de oposición

La fase de oposición es la parte del proceso selectivo que engloba el examen o los exámenes. Ya sean pruebas escritas, físicas o de personalidad, todos los procedimientos que calibran las aptitudes y conocimientos de los aspirantes pertenecen a esta etapa.

12. Fase de concurso

La fase de concurso engloba toda la valoración de méritos de los participantes. Los méritos son las experiencias académicas o laborales del opositor que resultan relevantes para el puesto al que aspira. Cada proceso selectivo establece los suyos. Normalmente se tiene en cuenta el tiempo ya trabajado en un puesto similar, las titulaciones académicas que sobrepasan la exigida, los cursos de formación homologados, la actividad docente o las publicaciones en medios especializados.

13. Psicotécnicos

Las pruebas psicotécnicas son ejercicios destinados a evaluar una serie de características cognitivas y destrezas mentales y de razonamiento del aspirante sin sesgo de subjetividad. En una oposición, verifican que el candidato posee las capacidades adecuadas para desempeñar las tareas del puesto al que oposita.

Todos los Destinos Posibles

14. Grupo/Categoría Profesional

Hay muchos puestos a los que se puede optar en una oposición, pero prácticamente todos obedecen a una jerarquía organizada en torno a la titulación académica. Así, las especialidades pertenecientes al grupo A requieren Grado o Licenciatura, las del Grupo B, Técnico Superior; Grupo C1 exige Bachillerato y grupo C2, título de Secundaria. Por último, se encuentran las Agrupaciones Profesionales o Grupo de Subalternos, entre cuyos requisitos no aparece, por lo general, ninguna titulación académica.

15. Personal Funcionario de Carrera

Al funcionario de carrera es al que se le atribuye todo lo que relacionamos con el “funcionario de toda la vida”. Las diferencias con otro tipo de relaciones laborales públicas que no saltan a primera vista pasan por que su vínculo con la Administración es permanente, de carácter administrativo y está regido por el Estatuto Básico del Empleado Público.

16. Personal Funcionario Interino

Se considera interino al trabajador de una entidad pública que hace las labores de un puesto de funcionario, pero sin plaza. Las sustituciones de profesorado es un ejemplo de puestos que se cubren con interinos. Una vez que la causa de contratación deja de estar presente, el interino deja de trabajar y vuelve a su bolsa de empleo.

17. Personal Estatutario

El personal Estatutario lo componen profesionales públicos que están sujetos a un Estatuto propio, normalmente el personal de los Servicios de Salud, las Fuerzas Armadas, etc. La principal diferencia con el resto de Personal estriba en el marco de su relación laboral con la Administración. A efectos prácticos, no existen cambios sustanciales.

18. Personal Laboral

Se considera personal laboral a los empleados públicos que tienen una relación contractual con las Administraciones Públicas sujeta al Derecho Laboral. A esta relación se accede también mediante oposición y puede tener carácter fijo (con plaza definitiva), indefinido (con plaza provisional) y temporal (de una duración determinada).

19. Bolsa de Empleo

La bolsa de empleo es una relación de candidatos para trabajar eventualmente en un determinado organismo. Hay dos maneras de acceder a ella: por apertura de bolsa a iniciativa del propio organismo para cubrir determinadas necesidades o para dar cabida a las personas que se han presentado a una oposición pero no han obtenido plaza (lo habitual es que deban tener, al menos, un ejercicio aprobado). Si deseas más información, aquí puedes encontrar nuestro artículo sobre bolsas de trabajo.

Esperamos que tu vocabulario opositor se encuentre un poquito más enriquecido que antes. Tienes todos los términos que necesitas para sobrevivir antes de empezar a familiarizarte con las ténicas de vueltas o de arrastre, el Estatuto Básico del Empleado Público, el lenguaje de la Constitución… esto suena a que tenemos que preparar una segunda parte del Diccionario de Oposiciones.

¿Echas en falta algún término? ¿Te ha resultado difícil manejarte con el vocabulario específico para oposiciones?

Valoración
[Votos: 0 Promedio: 0]