Aunque no lo sepas, seguro que has usado la técnica del sumillado en más de una ocasión, porque es fácil, útil y muy importante para el estudio comprensivo y los repasos de tu programa de materias. Se trata de las anotaciones al margen (ahora seguro que te suena más) que todos hacemos mientras estudiamos pero que no todos hacemos correctamente para sacarle el máximo rendimiento.

Por eso, desde Editorial MAD, te queremos mostrar todo el potencial que esta técnica tiene si se hace correctamente siguiendo todos los pasos. ¿Nos acompañas?

Las notas al margen, o “sumillas”, son las anotaciones que realizamos al lado de un párrafo, normalmente a la izquierda, y que se usan para destacar las ideas principales del texto, dar un título para el contenido de ese párrafo o plasmar una duda que nos plantea y que necesitamos destacar. Son, por tanto, un tipo de resumen que nos permite destacar una o varias informaciones específicas de un texto. 

Estas ideas principales, que pueden estar explícitas o no, suponen un complemento ideal para ayudarnos a hacer lecturas rápidas posteriores. Recuerda que ya hablamos de las técnicas de lectura rápida para mostrar información destacada. La técnica del sumillado se trata, por tanto, de un método sencillo y rápido que, aunque requiere de seguir una serie de pasos para ejecutarse de manera correcta, es fácil de aprender y sirve de base para desarrollar otros recursos de estudio (resúmenes, esquemas, cuadros sinópticos…) 

Antes de realizar las anotaciones es necesario realizar lecturas previas y haber subrayado el texto, ya que es la única forma de poder elaborar sumillas que realmente resuman en pocas palabras el contenido más destacable. Es decir, debemos comprender realmente el significado del texto para poder hacer anotaciones con nuestras propias palabras. 

Puedes usar palabras predeterminadas por ti que detallen qué tipo de contenido se incluye en la sección, como: 

  • Características
  • Duda
  • Conclusión
  • Elementos
  • Origen
  • Definición
  • Importante
  • Tipos de…
  • Estructura
  • Consecuencias

O cualquier otra que te permita identificar el contenido del párrafo, resumiendo lo principal de manera somera y simplificada. Esto es fundamental para que puedas localizar la información que necesites en los repasos posteriores. 

También puedes usar códigos que hayas predefinido (colores, signos, abreviaturas o símbolos) con significado propio, como por ejemplo sustituir las palabras anteriores: 

  • Características = Caract
  • Duda = ¿?
  • Conclusión =
  • Elementos =
  • Origen =
  • Definición = Def
  • Importante = ¡!
  • Tipos de… =
  • Estructura =
  • Consecuencias =

No tienes que usar  necesariamente estos códigos que te proponemos, ni preparar una codificación muy elaborada, sino elegir elementos simples que permitan resumir el contenido de interés para hacerlo reconocible a simple vista.

Además, recuerda que, a la hora de tomar apuntes, puede ser de interés el uso de estas abreviaturas, por lo que, sin excederte demasiado, debes diseñarlas teniendo en cuenta que sean fáciles de escribir y te simplifiquen también esta tarea. Como estas anotaciones son reflexiones personales y pueden aportar relaciones entre ideas relevantes para cada persona, la manera de representarlas también ha de ser diferenciada e individualizada. 

Ventajas de la técnica del sumillado

  • Implica comprender el texto en profundidad para poder reformular el contenido elaborando un resumen para redactar la sumilla.
  • Fomenta el estudio activo y la memorización, facilitando la concentración y ayudando a fijar los contenidos más relevantes (ideas principales y secundarias).
  • Sirve de base para la realización de herramientas recursos de estudio (esquemas, resúmenes…)
  • Desarrolla la capacidad de análisis y síntesis, al requerir de comprensión y examen de los contenidos.
  • Consume poco tiempo y no requiere de planificación específica, ya que se hace sobre el propio texto al tiempo que se realiza una lectura (nunca la primera) del mismo.
  • Son accesibles y prácticas, sobre todo en textos muy amplios y complejos, ya que permiten repasos activos y dinámicos.
  • Ayuda a subdividir y estructurar textos amplios que no están divididos en apartados o capítulos.

¿Cómo se elaboran las sumillas?

  • Se realiza una primera lectura rápida del texto, a modo de acercamiento, para identificar el tema fundamental. 
  • Se realiza una segunda lectura del texto, de carácter comprensivo, para entender los conceptos y procedimientos que se explican, y las relaciones entre ellos y con otros contenidos. 
  • Subrayado, en el texto, de las ideas principales. 
  • Redacción de las sumillas, anotaciones al margen de cada párrafo, destacando el contenido principal del mismo, con nuestras propias palabras. 
  • Revisar las anotaciones comparándolas con el texto original para asegurar su correspondencia y relevancia. 

Sí es una sumilla:

  • Nombres
  • Hallazgos relevantes
  • Protagonistas
  • Lugares
  • Fechas
  • Normas
  • Causas
  • Tipologías (clases de…)
  • Conclusiones
  • Recomendaciones
  • Efectos
  • Situación
  • Ideas principales
  • Características
  • Orígenes

No es una sumilla:

  • Explicaciones
  • Conjeturas
  • Definiciones
  • Introducción
  • Comentarios personales
  • Datos inexactos
  • Ejemplos
  • Antecedentes del tema
  • Gráficos

Así pues, la técnica del sumillado consiste en la elaboración de notas al margen, o sumillas, que sintetizan en pocas palabras (o signos) las ideas principales de manera clara, concisa y comprensible, minimizando la necesidad de recurrir a la lectura global del texto, salvo para acceder a los detalles de los contenidos. Es importante recordar que no se utiliza hasta la segunda o tercera lectura que se realice, y siempre después del subrayado del texto. 

¿Conocías la técnica del sumillado? ¿Quieres compartir otras técnicas de estudio de oposiciones?

Valoración
[Votos: 1 Promedio: 5]