A la hora de preparar una oposición debemos tener clara la necesidad de establecer una rutina de estudio y un horario a cumplir a lo largo del día, que, si queremos que sea de alto rendimiento, debe tener en cuenta nuestro cronotipo y nuestros ritmos circadianos (biorritmos).

Cuando hablamos de tiempo dedicado al estudio cometemos el error de pensar únicamente en la cantidad de horas que pasamos realizando esta actividad y tendemos a olvidar qué horas son estas. Es decir, no tenemos en cuenta la distribución de horas y nos centramos en la cantidad. Es cierto que a una oposición es necesario dedicarle muchas horas, no te vamos a engañar, pero recuerda: no se trata de estudiar más, sino de hacerlo mejor.

¿Qué son los ritmos circadianos?

Los ritmos circadianos son cambios físicos, mentales y conductuales cíclicos a lo largo del día (24 horas completas), que se encuentran en la mayoría de los seres vivos y que se ven afectados, sobre todo, por la luz natural. La luz solar activa o desactiva la producción de determinadas hormonas que producen estos cambios a los que hacemos referencias (como la melatonina que se considera la hormona del sueño y se produce en ausencia de luz). Estos ritmos son los que nos permiten adecuarnos y sincronizarnos con el entorno y los factores ambientales del mismo. Esto posibilita adaptar los ritmos de descanso y de necesidad de energía para que nuestro rendimiento sea más efectivo.

Así pues los ritmos circadianos afectan a los ciclos de sueño y vigilia, a la secreción de hormonas, la temperatura corporal, la presión sanguínea, el ritmo cardíaco, la digestión… Y por supuesto al rendimiento intelectual y, por tanto, al estudio. No hay un único tipo de biorritmo, ya que nos podemos ver influenciados de manera diferente por los factores ambientales, por lo que podemos establecer tres tipos fundamentales:

¿Qué cronotipo eres?

El cronotipo marca una predisposición a estar más activo en unas horas del día y es diferente para cada persona:

Matutino

Son personas que no suelen trasnochar y a las que no les cuesta madrugar. Su pico de actividad se encuentra en las primeras horas del día.

Intermedio

Es el cronotipo más habitual. Son personas adaptativas a ambos horarios ya que su pico de actividad no se encuentra ni en las primeras horas del día ni en las últimas, centrándose más en las horas del mediodía. Es un cronotipo equilibrado.

Vespertino

El pico de actividad de estas personas se posiciona en las últimas horas del día. Son personas a las que cuesta madrugar y rinden mejor por las tardes.

¿Por qué el ritmo circadiano beneficia el estudio?

Es fundamental que conozcas tu biorritmo para que estudies en las horas en las que tu productividad es mayor, aumentando el rendimiento cerebral y, por tanto, facilitando el estudio, el aprendizaje y la memorización de tu temario. Serás más eficiente dedicando la misma cantidad de horas al estudio.

Hay otras técnicas que pueden ayudarte en el estudio, como el Feng Shui y consejos de relajación, que complementarán una buena preparación de las oposiciones. No olvides leer otros artículos sobre el orden en tu lugar de estudio, o los ladrones del tiempo, pensados para facilitarte la tarea de conseguir tu plaza.

¿Sabes ya qué tipo de cronotipo eres? ¿Conocías cómo los ritmos circadianos influyen a la hora de estudiar oposiciones? Cuéntanos qué tipo de opositor eres según tu biorritmo.

Valoración
[Votos: 0 Promedio: 0]