Un Opotracker es una plantilla de seguimiento y planificación de estudio que sirve como herramienta para el estudio de una oposición. El batch cooking al que todo opositor debe dedicarle tiempo cuando comienza a preparar su oposición para no tener que preocuparse en exceso el resto del tiempo hasta los exámenes. Su utilidad es indudable, ya que permite organizar el aprendizaje, planificar la elaboración de materiales y las sesiones de estudio de una sola vez, y plasmarlo en un documento que servirá de base a lo largo de todo el proceso. De esta forma se podrá temporalizar y calendarizar la formación para que sea lo más eficaz y completa posible.

Uso de la Herramienta:

Antes de empezar a organizar tus sesiones de estudio debes decidir qué tipo de sistema vas a seguir en tu formación. Como sabemos en Opotracker, dos son los sistemas principales para preparar unas oposiciones: arrastre y vueltas.

1. Sistema de Vueltas

Un sistema de vueltas implica estudiar los temas de manera consecutiva hasta completar el temario y, una vez terminada una “vuelta”, empezar de nuevo el temario. Lo ideal es darle un mínimo de 3 vueltas completas:

  • Primera vuelta: Sirve para hacerte una idea general del temario y un trabajo inicial del contenido del mismo. Se compone de 3 pasos: lectura comprensiva, subrayado y elaboración del esquema.
  • Segunda vuelta: Te permite destacar las ideas principales ya en el contexto del temario completo (que ya has completado en la primera vuelta), afianzando lo subrayado y revisando los esquemas para interrelacionar los contenidos. En cada tema has de seguir una secuencia estructurada para aumentar el rendimiento: lectura rápida o selectiva, estudio de lo subrayado y memorización del esquema.
  • Tercera vuelta: Repaso de lo subrayado y afianzamiento de los esquemas memorizados. La capacidad de relacionar conceptos y procedimientos en esta vuelta es un valor añadido.

Es necesario hacer una estimación de temas semanales a estudiar para poder dar, al menos, tres vueltas antes de la fecha de examen. Lo más adecuado es dejar un margen de tiempo para imprevistos y para dar una cuarta vuelta a modo de repaso final, antes del día de la prueba.

2. Sistema de Arrastre

El sistema de arrastre, por su parte, se basa en no dejar temas “atrás”, minimizando el riesgo de olvido de contenidos ya aprendidos. Es fundamental tener una organización muy estructurada, ya que llevar todos los temas adelante, cumpliendo los ritmos y plazos, es complejo si hay mucha materia. Los repasos se deben planificar siguiendo la regla de los “3”:

  • Repaso 1: Fecha de estudio + 3 días. Te permite recordar informaciones generales de cada tema, mejorando la imagen global que tenemos de los contenidos. En este primer repaso trabajas con la memoria a corto plazo.
  • Repaso 2: Fecha de estudio + 3 semanas. Facilita relacionar lo estudiado con los nuevos aprendizajes que has desarrollado a lo largo del tiempo transcurrido desde el repaso 1. Lucharás contra la curva del olvido, que no es otra cosa que el plazo en el que nuestro cerebro empieza a olvidar la nueva información.
  • Repaso 3: Fecha de estudio + 3 meses. Ayuda a afianzar los aprendizajes favoreciendo la curva del recuerdo. Fija la información en tu memoria a largo plazo y desarrolla interrelaciones entre los aprendizajes que facilitan las resoluciones de, por ejemplo, casos prácticos y supuestos (sobre todo de desarrollo).

Este sistema de repetición con plazos ayuda a afianzar los contenidos en la memoria a largo plazo, al no permitir el olvido “completo” de los contenidos. Lo ideal es hacer un repaso de lo estudiado en el día, haciendo una breve lectura de lo subrayado y del esquema a última hora de la jornada de estudio. Puedes planificar el resto de repasos, reservando más o menos tiempo para cada tema y en cada sesión, en función de la dificultad de los contenidos que se incluyen en el mismo.

Propuesta MAD:

Si no tienes claro qué sistema de Opotracker se adapta más a ti, puedes combinar ambos métodos: arrastra unos temas y dale vueltas al resto del temario.

Arrastra los temas más complejos, los que “siempre” caen, los que más te gustan (y no te pesa estudiar) o aquellos que más te cuestan (así luchamos contra la curva del olvido de esos contenidos en concreto) y dale “vueltas” al resto del temario, elaborando un buen material de estudio que te permita dar un repaso ágil y eficaz en los momentos que determines.

Recuerda que:

Un Opotracker es una herramienta para organizar tu preparación, por lo que la debes adaptar a tus necesidades y características (cada uno tiene una curva del olvido y del recuerdo diferente) incluyendo los aspectos que consideres necesarios para ti, como, por ejemplo:

  • Apuntar cuándo has hecho el resumen del tema.
  • Valorar la dificultad del tema para recordarlo en futuros repasos y tenerlo en cuenta al planificarlos.
  • Anotar los simulacros de examen que hayas hecho: fecha y nota conseguida.
  • Dejar espacio para incluir otras técnicas de estudio diferentes, como los mapas mentales, las reglas memotécnicas, el palacio de la memoria o cualquier otro que uses y que necesites incluir en tu planificación.

Por si necesitas inspiración, te dejamos una plantilla para cada sistema, a modo de ejemplo, para que la puedas usar, tal cual o adaptándolas a tus necesidades y forma de estudio.

Opotracker: Sistema de Vueltas

Descarga el Opotracker para conseguir una mejor preparación

Opotracker: Sistema de Arrastre

Descarga el Opotracker para conseguir una mejor preparación

¡No olvides contarnos tu experiencia con el Opotracker! Comparte en nuestras redes sociales qué método te parece mejor.

Valoración
[Votos: 1 Promedio: 5]