Sabemos de sobra que los meses estivales son una época dura para un opositor, pues la mayoría de sus familiares y amigos se encuentran disfrutando de esas ansiadas vacaciones, haciendo planes para salir de fiesta, ir a la piscina…y lo peor de todo es que su Instagram también se lo está recordando todo el rato con las dichosas publicaciones. Estudiar en verano nunca tuvo tantos enemigos.

Si te encuentras en la misma situación, no te preocupes porque vamos a intentar darte unos consejos clave para llevar estos meses lo mejor posible y sin que se te haga cuesta arriba. Ya lo decía Barack Obama… ¡Yes We Can! 

Establece un buen horario para estudiar en verano y respétalo

Durante esta época intenta hacer una jornada intensiva de estudio, quizás de 8 a 14 h o de 9 a 15h de esta forma tendrás la mitad del día libre para desconectar y recargas pilas de cara a septiembre. Es importante aprovechar estas primeras horas de la mañana puesto que se está más concentrado y con más energía tras el descanso nocturno.   

Establece acuerdos con amigos, familia y pareja para que respeten tu tiempo de estudio, sin llamarte o molestarte con visitas en casa (¡recuerda la importancia de evitar los ladrones de tiempo!). 

Una buena organización es la base del éxito, siempre y cuando te comprometas a cumplirlo…pero ¿y los fines de semana? Pues todo depende tu situación actual. Si dispone de todo el día para estudiar quizás sería recomendable, al menos, descansar los fines de semana de agosto, pero si te encuentras trabajando quizás son los mejores días para aprovechar. 

Crea un ambiente de estudio agradable

Las altas temperaturas influyen negativamente en nuestro nivel de concentración para estudiar en verano, provocando en muchos casos un aumento de estrés y sensación de agobio. 

Crear un buen ambiente de estudio es básico para contrarrestar estos efectos. Te recomendamos que estudies en una habitación fresca y ventilada, ordenada y con bastante luz natural. Si utilizas luz eléctrica, usa dos focos (el del techo y una lámpara de escritorio) para evitar hacerte sombra mientras estudias. 

Mantén una buena nutrición

En verano es muy importante mantener una buena alimentación, mínimo comer tres veces al día y beber dos litros de agua o algunas bebidas energéticas.

Es conveniente recordar que las bebidas energéticas contienen como ingredientes principales el azúcar y la cafeína. Todos sabemos de los efectos nocivos del azúcar para nuestro organismo y que la cafeína en grandes dosis puede afectar a nuestro sistema nervioso central y aumentar la presión arterial, por ello se hace recomendable consumir no más de 300 mg al día, el equivalente a tres tazas de café.

Es necesario también evitar los típicos antojos de “comida basura” como pueden ser helados, dulces procesados, chucherías, etc. que nacen ante los períodos de más ansiedad o estrés. Saber diferenciar entre el hambre físico y el hambre emocional es vital para poder tener una dieta sana y equilibrada.

Haz deporte

Si estás preparándote alguna oposición que implique pruebas físicas, como por ejemplo las del Cuerpo Nacional de Policía, ya sabrás que hasta en verano tienes que seguir con el entrenamiento. 

Pero si no es tu caso, y son puramente teóricas, te recomendamos igualmente que realices deporte, a pesar del calor. Realizar deporte de forma regular mantiene bajo los niveles de estrés y mejora la capacidad productiva y de concentración, además puede servir como vía de escape para olvidar por un rato los apuntes y libros. 

Deja lugar al tiempo libre

Este consejo viene muy relacionado con el primero, pues si te organizas una adecuada jornada intensiva de estudios podrás disfrutar de un poco de tiempo libre (ir a la playa, visitar lugares, salir…). Recuerda que la vida está hecha de pequeños placeres 🙂 

En el caso de que te vayas de vacaciones, no te olvides de lo necesario para continuar tu estudio. Aprovecha para estudiar en la piscina, en la playa, en el césped, en un hotel etc. Compaginando en todo momento el ocio con los estudios, pues piensa que todo esfuerzo tendrá tarde o temprano su recompensa. 

Desde Editorial Mad te animamos a perseverar en tu estudio durante estos meses, por duros que sean. Unas semanas más o menos pueden significar la diferencia entre obtener tu plaza en la próxima convocatoria y tener que esperar a la siguiente, así que ¡no te desanimes! Además, nosotros te acompañamos durante todo el verano, manteniéndote al día de todas las novedades. ¡No cerramos por vacaciones!

¿Te toca opositar este verano? ¿Cómo acondicionas tu espacio?

Valoración
[Votos: 1 Promedio: 5]