¿Eres visual? ¿O quizá más auditivo? ¿Serás kinestésico? 

Conocer los distintos estilos de aprendizaje y descubrir cuál es el tuyo es imprescindible para sacarle más rendimiento a las horas de estudio.

¡Todos tenemos nuestra forma de aprender!  Descubre la tuya con nosotros.

Cada opositor aprende de forma diferente ¡qué duda cabe! por lo que es muy importante que conozcas cuál es tu forma de aprender y cómo puedes sacar el máximo partido a tu estilo de aprendizaje para aumentar tu rendimiento. 

“El objetivo no es estudiar más, sino estudiar mejor.”

¿Qué es un estilo de aprendizaje?

Un estilo de aprendizaje consiste en una serie de características personales con las que naces y que vas desarrollando a lo largo de tu vida. Su importancia radica en que determina qué sentido (vista, oído y tacto) es el que usamos con más facilidad y naturalidad para adquirir nuevos aprendizajes, para absorber la información de nuestro entorno. Esto marca, entre otras cosas, qué actividades y técnicas son las que nos pueden hacer más eficaz esto de estudiar unas oposiciones.

¿Cuántos estilos de aprendizaje existen?

Tres son los sentidos con los que es más fácil percibir la información que nos rodea para interiorizarla: la vista, el oído y el tacto. Estas tres vías de entrada de datos nos llevan a tres sistemas de representación mental distintos, según el formato que ésta tiene cuando la recibimos y procesamos: visual, auditivo y kinestésico.

La realidad es que, aunque esta teoría no está exenta de alguna controversia, todos usamos más un sentido que otro a la hora de relacionarnos con nuestro entorno. Veamos las características básicas de cada uno.

1. Sistema de Representación Visual

El sistema de representación visual es el sistema de representación predominante en la mayoría de las personas. Este es el tuyo si sueles pensar en imágenes y te apoyas en ellas también para recordar. Tu mente está llena de cuadros, como si de un museo se tratara, y sólo necesitas “ver” aquello que buscas para disponer de toda la información.

Tu estilo es visual si:

  • Te cuesta más seguir una explicación verbal que una que se apoye en imágenes o vídeos.
  • Eres una persona muy observadora y disfrutas con los detalles.
  • Te resulta fácil recordar imágenes. ¡Son tus aliadas a la hora de memorizar!
  • Tienes una gran imaginación y un claro gusto por el color.
  • Te cuesta más explicar algo de manera verbal que de forma gráfica.

2. Sistema de Representación Auditivo

Las personas con predominancia auditiva tienden a recordar con más facilidad la información que escuchan, las explicaciones orales. Esta forma de almacenar información no permite relacionar conceptos con la misma facilidad que el visual, pero resulta fundamental para, por ejemplo, el aprendizaje de otros idiomas.

Eres auditivo si:

  • Aprendes con facilidad de explicaciones orales, sin que te cueste mantener la atención.
  • Te resulta sencillo recordar las conversaciones como si las hubieras grabado en tu cabeza.
  • Captas sin problemas los matices en la voz de las personas con las que hablas (cambios de voz, entonaciones, acentos…).
  • Eres bueno/a contando historias y cuentos.
  • Se te dan bien los exámenes orales y las exposiciones.
  • Prefieres estudiar con música porque sientes que te ayuda a recordar mejor.

3. Sistema de Representación Kinestésico

Este es tu sistema si aprendes con facilidad mediante la experimentación y el movimiento. Las sensaciones y movimientos te ayudan a recordar. Esto significa que necesitas estudiar mientras caminas o realizando simulaciones, manipulando y haciendo pruebas. Aprender así requiere de más tiempo pero también se tarda más en olvidar, porque son conocimientos que se graban más profundamente (como montar en bicicleta, que nunca se olvida).

Sin duda eres kinestésico si:

  • Te gusta aprender con la experiencia directa.
  • Prefieres estar en movimiento constante. Tu cuerpo es tu forma de expresarte.
  • Necesitas involucrarte en lo que estás estudiando para mantener la concentración sin aburrirte.

¿Solo se puede tener un estilo de aprendizaje?

¡Claro que no! Nadie puede aprender por un solo sentido ni gestionar la información en un único sistema. Nuestra forma de aprender es compleja y depende de muchos factores, como el contenido a estudiar, la hora del día, nuestro estado emocional o lo que hemos hecho “de siempre” para estudiar. Lo importante es que conozcas qué vías te facilitan aprender para que puedas sacar más rendimiento a tu forma de estudiar y puedas desarrollar nuevas técnicas que te ayuden a mejorar los resultados.

¿Sabes ya cuál es tu estilo? ¡Haz nuestro Test y descúbrelo!

¡HAZ NUESTRO TEST!

Pon a prueba tu mente

¿Conocías estos métodos de aprendizaje? ¿Quieres compartir otros métodos con nosotros?

Valoración
[Votos: 0 Promedio: 0]