Durante épocas de estudio o exámenes es muy frecuente sentir presión y nervios porque se avecina un tornado de emociones para lograr conseguir lo que más deseas: aprobar tu oposición.

Seguro que en muchas ocasiones te has sentido agobiado porque veías que el tiempo se te echaba encima y se aproximaba la fecha de tu examen. Has sentido que no estabas tan preparado como creías y no llegarías a superar la prueba.

Este tipo de sentimientos de estrés y nervios en muy frecuente, por lo que no debes preocuparte si, en algún momento, lo llegas a notar. Somos humanos, y en nuestra forma de vivir podemos llegar a experimentar diferentes tipos de sensaciones, tanto buenas como malas. Aprender a gestionar el estrés es muy importante; así conseguirás conectar con tu yo interior y te enseñará a calmarte en este tipo de situaciones.

Pero aquí está el quid de la cuestión: ¿sentir nervios es malo para ti? Sin duda, la respuesta es NO.

Recomendaciones para calmar los nervios de un opositor:

 

1. Rutinas de estudio.

Planifica el estudio con antelación y prepara todo el material que necesitarás para la oposición a la que te quieres presentar. Es muy importante estar organizado, por lo que el mejor consejo es que apuntes todo lo que te propongas hacer día a día. Utiliza agenda y subrayadores llamativos, que te ayuden a entender, visualizar y comprender mejor el estudio. Haz anotaciones en los márgenes de tus apuntes y realiza resúmenes.

 

2. Compañeros de estudio.

Cuando preparas la oposición con otra persona, obtienes la ventaja de poder resolver dudas o comentar el temario para conseguir una mayor y mejor comprensión.

 

3. Relajaciones y respiraciones.

No hay nada más importante que conocerse a uno mismo. Si sientes nervios o estrés, nadie mejor que tú debe saber cómo controlar esa sensación. La mejor forma de combatir ese sentimiento es realizando ejercicios de relajación. Prueba a hacer meditaciones guiadas, yoga u otro tipo de ejercicio. Seguro que te beneficiará en el momento en que tengas que ponerte a estudiar.

 

4. Evitar estimulantes.

La mejor recomendación para antes de un examen es asistir en el estado más natural que puedas. Esto es, evita tomar bebidas estimulantes si nunca has utilizado este tipo de “remedio” para un examen. Por el contrario, si tu cuerpo está acostumbrado a tomar, por ejemplo, café, no dejes de hacerlo. Cambiar los hábitos y costumbres cuando tienes un examen puede perjudicarte.

 

5. Remedios naturales.

Existen muchos remedios naturales que pueden venirte bien en un momento en el que te ataquen los nervios, como posiblemente ocurra cuando vayas a presentarte a una oposición. Toma infusiones como tila o valeriana, ya que sus ingredientes son naturales.

 

6. Confianza.

No hay mejor remedio para evitar estar nervioso que tener confianza en uno mismo. Nadie mejor que tú sabrá cuánto has trabajado y luchado para conseguir la plaza que deseas. Confía en ti, porque sabes que lo vas a conseguir.

 

7. Puntualidad.

Evita llegar con prisas al examen. Salir con tiempo de sobra es una manera sencilla de comprar tranquilidad para ese crucial momento. ¡Incluso puede darte tiempo a repasar algo del temario antes de empezar!

¡Organízate!

Descarga nuestro Planificador Diario y organiza tus oposiciones

¿Crees que pueden ser útiles estas recomendaciones a la hora de enfrentarte a un examen?

¡Comparte con nosotros qué técnica te ha funcionado mejor!