Quizás debería habértelo dicho antes, mucho antes, cuando la idea de opositar era sólo un rumor en tu cabeza, pero creí que no era el momento… Sin embargo, ahora que has remado en este mar revuelto de convocatorias y OEP´s, de actualizaciones y novedades, de instancias y plazos… Que has pasado noches delante de tu temario, luchando contra el sueño y aferrándote a la certeza de que el esfuerzo es más importante que la suerte… Que has decidido que rendirte no es una opción y que el éxito te espera a sólo un examen de distancia…

Ahora, con esta carta a un opositor, quiero decirte que…

¡Te admiro! Sí, te admiro porque eres el claro ejemplo de la constancia, el esfuerzo y el sacrificio.  Nadie como tú sabe que los sueños no se construyen en un día, y que arriesgar por ellos jamás será síntoma de haber perdido.

Te admiro por levantarte cada mañana manteniendo tu sueño vivo a pesar de los días grises, y no tan grises, sabiendo que una ojera más es un tema menos por estudiar.

Te admiro por tu valentía, por dejar de lado el miedo y escuchar a todos los que te acompañamos en el camino cuando te decimos que el futuro empieza hoy y que hay una plaza para ti.

Te admiro por no rendirte y seguir recorriendo el camino que te acerca a tu objetivo, con ganas, con pasión, y con la certeza de que lo vale.

Te admiro porque has entendido como nadie que el sacrificio que haces hoy (rechazar invitaciones, fines de semana, tiempo con los tuyos, etc.) no es una renuncia, es una inversión en tu futuro.

Te admiro por esforzarte cada día, no sólo al estudiar, sino por mantener el equilibrio en tu vida y construir tu éxito con esfuerzo y organización.

Te admiro por ser capaz de ver el camino en las pequeñas metas alcanzadas, que no son, en absoluto, pequeñas.

Te admiro por tus noches en vela y tus mañanas de cafeína, por tu automotivación y tus ganas de no rendirte.

Te admiro porque ante una caída, no tiras la toalla, sigues y sigues apostando por ti. Te lo debes y mereces.

Opositor quiero que sepas que…

Hoy es tu día. Un día para respirar hondo, tomarte un tiempo y mirar atrás para ver todo el camino recorrido hasta hoy y seguir adelante. Estoy contigo a las duras y a las maduras, porque recuerda que si tú te caes yo te levanto.

¡GRACIAS por dejarnos acompañarte!

Esperamos que te haya gustado esta “carta a un opositor”, escrita especialmente para ti.

¡DESCARGA EL FONDO DE PANTALLA DEL OPOSITOR!

Siéntete orgulloso de perseguir tus sueños

Valoración
[Votos: 0 Promedio: 0]