Eres opositor, estás en la recta final y sientes que te queda mucho temario por memorizar. Seguro que más de una vez has recurrido al café y lo has convertido en tu mejor aliado para pasar las noches entre libros. Pero, ¿conoces realmente sus beneficios e inconvenientes? Hoy desde Editorial MAD, te hablamos sobre lo bueno y lo malo de tomar café para estudiar. ¡No te lo pierdas!

Las ventajas de beber café para estudiar

concentración

Tomar café para estudiar puede ser muy beneficioso si se hace con moderación (no más de 4 tazas al día). Y aunque mucha gente piensa que solo sirve para evitar el sueño,  tiene muchos más beneficios relacionados con el estudio. Numerosos estudios afirman que el café mejora la capacidad de atención y concentración. Una cantidad moderada de cafeína activa el cerebro y ayuda a procesar mejor la información, estando más alerta ante cualquier error en los apuntes.

Además, el café potencia la memoria y es muy útil para consolidar recuerdos. Es por eso que muchos expertos señalan que es incluso más beneficioso tomarlo después del estudio, ya que no interviene en la fijación en sí de conceptos. Por lo que ves, ¡tomar café va mucho más allá de simplemente mantenerte despierto!

Los inconvenientes de beber café para estudiar

El abuso del café para estudiar es de donde provienen la mayoría de inconvenientes de esta bebida. Tomar café en exceso va a producir efectos totalmente contrarios a sus beneficios: falta de atención y disminución de la capacidad de aprendizaje. Ese nerviosismo que produce la cafeína te va a impedir concentrarte del mismo modo que si no te hubieras tomado esa taza de café de más.

Tienes que recordar que el café no es una fórmula mágica, que por tomarlo no vas a recordar todo el temario automáticamente. Es importante que no confíes toda tu oposición a elementos externos, crea las bases de tu estudio y considera estos aliados solo como un apoyo. Y si tu fórmula de estudio no te funciona prueba alguna de las técnicas de estudio que te proponemos desde Editorial MAD.

Algunas alternativas

Sin duda hay una lista muy numerosa de alimentos saludables recomendados para tus oposiciones que van a ayudarte a mejorar tu concentración y memorización del temario. Pero si lo que buscas es una bebida con la que acompañar tus horas de estudio y no te gusta el café, puedes probar los tés o los zumos naturales.

El té es un perfecto sustituto del café, gracias a su contenido en teína, que ofrece efectos similares a la cafeína. Además, si añades a tu té habitual una rodaja de limón, tendrás el combinado perfecto. La teína proporciona una mayor concentración y el limón tiene efectos purificantes gracias a su alto contenido en antioxidantes y vitamina C.

Por su parte, los zumos de frutas y verduras naturales te van a proporcionar los beneficios de éstas, concentrados en una bebida refrescante y con mucho sabor. Generalmente, tienen efectos energizantes y revitalizantes, y si añades zanahoria a tu combinación de frutas te va a proporcionar una mejoría en tu memoria.

té con limón

¿Sueles tomar mucho café para estudiar? ¿Prefieres otras alternativas? ¡Déjanoslo en los comentarios!