Nadie duda de la importancia que el chocolate tiene en la dieta de un opositor y, si es un buen chocolate negro, que es muy beneficioso para estimular nuestra capacidad de concentración y para dar energía rápida (sobre todo si preparas pruebas físicas), tenemos hasta la excusa perfecta para consumirlo a diario… Pero no todo puede ser chocolate si queremos tener un buen equilibrio nutricional y dietético que permita un correcto funcionamiento de las funciones corporales y un alto rendimiento de nuestro cerebro.

Hemos hablado con los especialistas nutricionales de @desentrénate para ver qué alimentación y hábitos recomiendan adquirir en nuestro día a día para mejorar el rendimiento humano en todas las facetas (intelectual, física, emocional), sobre todo si se han de realizar esfuerzos como los que supone el estudio de un temario de oposiciones.

Ya te descubrimos algunos alimentos básicos, pero en este, te invitamos a dar un paseo por la despensa ideal de todo opositor para que nunca te falten los alimentos esenciales para las épocas de estudio y alto rendimiento intelectual. ¡Coge papel y lápiz y prepara tu próxima lista de la compra con nosotros!

10 alimentos para Superopositores

Como comentamos, mantener una dieta equilibrada es imprescindible para aguantar extensas sesiones de estudio durante largos períodos de tiempo, manteniendo un alto rendimiento. Nuestro cerebro absorbe los nutrientes que consumimos, por lo que la importancia de la alimentación es indiscutible para cualquier opositor. Vamos a hacer un repaso por los alimentos fundamentales en la dieta de todo estudiante de alto rendimiento.

1. Aceite de oliva. Nuestro oro líquido por antonomasia. Rico en Omega 3 y vitamina E es imprescindible para que nuestro cerebro funcione a pleno rendimiento y no se deteriore. Además, es fácil de usar e incorporar a nuestra dieta: ensaladas, plancha, horno, desayuno… Si puedes usarlo en crudo, sin calentar, mejor, para mantener sus propiedades intactas y la mejor opción, virgen extra.

2. Lácteos. La leche, los yogures y quesos tienen un alto contenido en proteínas, carbohidratos y vitaminas del grupo B (B2 y B12), nutrientes todos ellos especialmente recomendados en épocas de estudio por los beneficios que aportan al tejido cerebral y el desarrollo intelectual. Desayuno, media mañana, merienda o entre horas, son alimentos que aportan grandes beneficios a los estudiantes.

3. Frutos secos. Fuentes naturales de energía y nutrientes fundamentales para el correcto funcionamiento de nuestro cuerpo. Las nueces, por ejemplo, son ricas en fósforo, ácidos Omega (3 y 6) y vitaminas (B y E); las almendras contienen un alto porcentaje de fenilalanina y riboflavina, componentes fundamentales para la capacidad intelectual y para activar la memoria.  A media mañana, en las ensaladas o para picar entre horas cuando el hambre te visita, son grandes aliadas para ayudarte en el estudio sin llenarte de calorías vacías.

4. Salmón. Proporcionan Omega 3 que ayuda directamente al funcionamiento del cerebro y la memoria, facilitando la adquisición de nuevos aprendizajes. Las sardinas y el atún, por ejemplo, son otros pescados ricos en ácidos grasos que es importante consumir tres veces por semana para fortalecer nuestra memoria a largo plazo y mejorar el funcionamiento de nuestro cerebro. Al horno, a la plancha, ahumado, en ensaladas… ¡Disfrutarás cuidándote!

5. Huevos. Ayudan a reforzar las conexiones neuronales gracias a la colina, un nutriente esencial para el desarrollo y funcionamiento cerebral, pero poco conocido. Además, la colina es necesaria para un correcto rendimiento deportivo. El consumo adecuado de huevos ayuda a nuestra concentración y capacidad de atención gracias a este nutriente y a su contenido en yodo, vitaminas del grupo B, proteínas, aminoácidos, y Omega 3. Recuerda, que eso que dicen de que puede aumentar el colesterol, quedó en un mito. El huevo tiene colesterol, al que llamamos colesterol dietético (porque lo ingerimos) pero no se ha visto ninguna relación con el colesterol plasmático, que es el que muestran las analíticas. Lo que hace que aumente el colesterol son las grasas saturadas y las grasas trans. Por ello, es mejor evitar la opción de huevos fritos y elegir huevos cocidos, revueltos, en ensaladas, en tortilla… ¡Las posibilidades que te ofrecen para consumirlos sin cansarte de ellos son incalculables!

6. Brócoli. Aunque no sea la verdura que cuenta con más adeptos, su capacidad para potenciar la memoria y cuidar la salud del cerebro, unida a su potencial como relajante natural (ayuda a regular los latidos del corazón) y su alto contenido en magnesio (ayuda a equilibrar los ciclos de sueño) hacen que deba ser un básico en tu cesta de la compra. Combínalo con otras verduras que aporten otros beneficios, como las zanahorias (con alto contenido en antioxidantes que aumentan la capacidad de retención) y tendrás una comida ligera, nutritiva y con beneficios a nivel intelectual. Al vapor, en ensalada, gratinados, acompañando pescados o arroces, en menestra… ¡Sé creativo!

7. Aguacate.  Es uno de esos alimentos que se han puesto de moda en los últimos tiempos por su potencial nutritivo, por lo que es muy fácil encontrarlos en la actualidad. Su aporte de antioxidantes y Omega 3 ayudan a frenar el desgaste y cansancio del cerebro de los opositores, al mismo tiempo que ayuda en situaciones de nerviosismo y estrés. Podrás incluir su capacidad de darte energía en tantas recetas y momentos del día que no te cansarás: tostadas en el desayuno (con aceite, tomate, queso fresco, frutas de temporada…), ensaladas, aliños (vinagretas), acompañamiento de carnes o pescados.

8. Plátanos. Su aporte de energía, potasio, vitaminas C y B son grandes aliados de la capacidad de concentración de todo opositor en época de estudio intensivo. Los puedes tomar de postre, antes de la comida, en el desayuno, combinados con cereales o entre horas.

9. Arándanos. Su consumo, como el de otros frutos rojos, ayuda a conservar la memoria gracias a sus antioxidantes y sus agentes neuroprotectores. Otro aspecto muy importante de esta fruta es que ayuda a prevenir daños oculares, gracias a las antocianinas. Cuida tu cerebro y tu vista incluyendo esta fruta en tus comidas.

10. Cereales integrales. Ayudan a  tener energía de manera paulatina, ya que sus azúcares se liberan poco a poco en el organismo, manteniendo niveles de glucosa más constantes. Además, tienen hasta 5 veces más fibra, sales minerales y vitaminas  que los cereales refinados, por lo que su potencial nutritivo es mucho mayor. Su efecto saciante te ayudará a no abusar en las comidas y te mantendrá más alejado de la nevera, facilitando digestiones más sencillas que no te dificultarán las sesiones de estudio. Uno de los más interesantes, la avena, ya que contiene vitamina B1 que ayuda al rendimiento intelectual. Un batido de avena y plátano podría ser una buena merienda ¿no?

Y el ingrediente secreto…

El sentido común. Nadie te conoce mejor que tú mismo/a, por lo que nadie te puede decir lo que te sienta bien y lo que no. Puede que alguno de estos alimentos te sienten mal, te den alergia o, sencillamente, no te gusten. Si es así, no los consumas. Los podrás sustituir por otros que también te aportarán grandes beneficios y nutrientes que ayudarán a tu cerebro a funcionar a pleno rendimiento. Lo importante es que comas sano, ligero y rico, evitando los abusos y los excesos, y tratando de no picar entre horas.

Recuerda:

Se trata de mantener una alimentación sana y equilibrada, que te siente bien, que incluya todos los nutrientes necesarios para asegurar el correcto funcionamiento de todos los sistemas de tu organismo y que beneficie el sistema cognitivo y la memoria.

¿Tienes algún consejo sobre nutrición que te haya funcionado? ¡Compártelo en nuestras redes sociales!

Valoración
[Votos: 0 Promedio: 0]